«No importa lo que haga… sigo SIENDO gorda».

hace 4 años escrito por
Mind a beautiful servant a dangerous master
Registro Desafío APP

Sé que este no es un tema del todo nuevo en el blog, de hecho hay un par de entradas que hablan respecto a él, pero ha sido un asunto tan recurrente en las últimas conversaciones que he tenido con la gente cercana a mí (y que se ve atormentada por el mismo mal), que decidí retomarlo y profundizar un poco al respecto (después de todo, es uno de los puntos a los que le prestaremos más atención en esta nueva etapa de Así Perdí Peso).

Una compañera y amiga de la escuela me concedió el gran gusto de compartir su historia conmigo y con todos los que leemos las líneas que hay en este blog. Ella me platicó lo que tuvo que pasar para lograr deshacerse de varios kilos de más que traía encima, tal y como lo hemos hecho o querido hacer todos por aquí, pero que, a pesar de todo lo que logró a raíz de someterse a una operación le ocurrió algo (y lo cito textual) que aún la sigue atormentando:

«… La verdad es que me he sentido súper bien, bajé 26 kilos no he tenido anemia, y ahora soy sana y feliz! pero ahí viene el pero!
Al cerebro nunca me lo operaron y el sigue sintiendo que sigo gorda!!!!»

Cuando leí esto, me vino a la mente una imagen que hace algún tiempo se topó en mi camino:

"Mente. Sust. Un bello sirviente, un poderoso amo".

«Mente. Sust. Un bello sirviente, un poderoso amo».

 

Ya platiqué en una vieja entrada («La parte del cuerpo que más tarda en perder peso») como esta pequeña parte de nuestro ser, nos juega malas pasadas y es que Osho tiene toda la razón: esa pequeña bastarda puede ser nuestra mejor aliada o la peor de nuestros verdugos.

Hace mucho tiempo, alguien (que desafortunadamente ya no se cuenta entre mis amistades cercanas), me dijo algo que recordaré siempre:

«Tienes una mente tan poderosa y grande, que el día que tú la domines a ella y no al revés, lograrás todo lo que te propongas…»

Tal vez ya no seamos amigos, pero cada día le doy más razón a sus palabras.

Yo soy esclava de mi propia mente, le doy permiso todos los días de dominarme y crear pensamientos en los cuales soy la protagonista, unos días mártir, otros heroína, algunos más triunfadora, en ocasiones victimaria, pero no importa… SIEMPRE SOY GORDA.

¡Ahí está mi cáncer!, ¡ese es el tumor que crece, crece y va acabando poco a poco conmigo! El único factor que siempre ha estado presente en cada uno de mis intentos por «ser delgada» es ella: mi mente. Es increíble como le permito tomar el control de TODO, aún sabiendo que ella existe por mí y no al revés.

Lo peor que he podido hacer es andar por la vida diciendo, «Es que me va así porque soy gorda», «No me quiere porque soy gorda», «Mi vida sería distinta si no fuera gorda»… y las que quieras agregar. Para empezar, uno de mis objetivos es eliminar el «SOY» (sólo los gringos usan el verbo «to be» para ser o estar), porque el poder de las palabras es muuuy grande, si no me crees, lee el estudio del Dr. Masaru Emoto sobre el poder de las palabras en el agua. El valor científico no es el punto de discusión, sino el hecho de que somos en gran mayoría agua (entre un 65  y  75%)  y si lo que Emoto sugiere respecto al poder de las palabras en ella es cierto… imagínate cómo estamos por dentro.

Cristales de agua vistos a través del microscopio después de haber sido sometidos a sonidos y palabras de naturaleza positiva y negativa.

Cristales de agua vistos a través del microscopio después de haber sido sometidos a sonidos y palabras de naturaleza positiva y negativa.

Entonces… ¿Cómo empezamos a PERDER EL PESO MENTAL?

Para empezar, considero que nuestro primer objetivo es dejar a un lado el «soy», puede que sí, ESTÉS O TE VEAS gorda, pero por ningún motivo se debe convertir ese estado en lo que defina tu SER.

Después, debes DEJAR DE DECIRLO A OTROS Y A TI, no sólo por si lo del agua es cierto, sino porque todo eso se graba en tu cerebro, se graba en tus acciones, actitues, conductas… ¡TODO! (yo digo que hasta en tu olor), además, si algo he aprendido a lo largo de estos años es que a nadie le gusta ni divierte pasar su tiempo con alguien que todo el tiempo se menosprecia y tiene actitud de víctima (y me cuesta admitir que ese ha sido por mucho tiempo, mi disfraz más recurrente).

En mi caso (y tal vez el tuyo también): COMIENZA A DOMINAR TÚ A TU MENTE Y NO AL REVÉS. Y mira que lo digo fácil, pero sé que es un trabajo extremadamente complicado, sobre todo si tú como yo tienes una mente y una imaginación irremediablemente activa y que a veces incluso confunde la realidad con los pensamientos fantásticos (que a veces también es algo muy lindo, he de decir).


Esta semana iniciaré con los nuevos hábitos de los que te he hablado. Te platicaré sí, de nutrición, suplementos, ejercicio, pero por encima de eso (que ya conoces), tenemos preparada una sección de «ESTILO DE VIDA», la cual va enfocada a perder todo ese peso mental, emocional e «invisible» que no te deja avanzar. Yo también he pensado que todo está perdido, que ya «no hay por donde, pero créeme, que justo lo que veremos ahí nos ayudará a darnos cuenta de lo opuesto.

Cuéntame tu historia, verás que todos «Perderemos peso»… incluso el que no se ve.

"Llegará un momento en el que creas que todo ha terminado... Ese será el COMIENZO".

«Llegará un momento en el que creas que todo ha terminado…
Ese será el COMIENZO».

Acela

asiperdipeso@gmail.com

Twitter: @asiperdipeso

Etiquetas del artículo:
·
Categorías del artículo:
Post
Suscripción a Youtube

Deja un comentario. Chrome no permite dejar comentarios, por favor usa Firefox, Safari o IE. Gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por alguna extraña razón, en estos momentos no se puede dejar un comentario utilizando Chrome como navegador, por favor si quieres comentarnos algo, hazlo desde otro navegador como Firefox, Safari o Internet Explorer, por su comprensión muchas gracias.